El despertar de Matrix

Vivimos en un mundo de estrés, de prisas, de quejas, de falta de tiempo, de insatisfacción, de preocupaciones, de miedos… Navegamos por ese mundo con el piloto automático activado, siguiendo un destino marcado por otros.

El día a día nos llena de actividades, estímulos y distracciones que nos impiden ver la realidad tal y como es. Las noticias, el trabajo, el consumismo, las redes sociales, las obligaciones, los atascos, las series, los videojuegos, etc… resultando un bombardeo vacío que nos impide pensar por nosotros mismos.

Es necesario hacernos conscientes, despertar y darnos cuenta de la realidad que subyace tras toda esta ilusión que creemos vivir y de la cual somos cocreadores muchas veces inconscientes

Somos Zombies gozando de una libertad imaginaria, bloqueando el despertar de la conciencia; una responsabilidad colectiva que con la llegada del mundo digital se ha echado al olvido.

Nos han implantado un sistema de vida en que el miedo está por todos los lados, los medios de comunicación ni filtran ni disciernen y además generalmente manipulan, nos inculcan modos de pensar, ideología política, creencias interesadas y motivos de confrontación. Somos esclavos del sistema, no somos libres. Caemos en él sin remisión, haciéndolo más fuerte y más rico. Es un monstruo que cuanto más se alimenta más hambre tiene.

De algún modo, todos vivimos en Matrix. No nos planteamos nada, vivimos para trabajar, consumimos de más y pagamos hipotecas y alquileres desorbitados: somos la pila que sustenta el sistema. Un sistema comandado por personas sin alma, sin emociones y sin sentimientos (como máquinas), con el materialismo y el poder por bandera. Y les estamos manteniendo ahí arriba porqué Matrix es muy poderosa, nos engaña e intenta separarnos y enfrentarnos. Su poder radica en nuestro miedo, en nuestra falta de autoestima e ignorancia, muchas veces consciente desde la cobardía y la comodidad.

«No es sano estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.» (Krishnamurti)

Existen multitud de personas ignorantes o con miedo a despertar porque les dolerán los ojos, al observar la verdadera realidad y descubrir cuanto engaño y tiempo se ha desaprovechado sin enfocarse en lo verdaderamente importante.

Mucha gente vive con el piloto automático activado, con gran falta de espíritu crítico. Son normopatas grises que destacan por su sumisión lanar, su ausentismo de sana disidencia y rebeldía y la resignación que bloquea el ingenio para que se les imponga todo. Ni siguiera se dan cuenta que avanzan sin rumbo en una vida sin sustancia.

Pero en ocasiones contadas, la vida se encarga de ponernos frente al espejo. Es lo que pasa cuando una persona vive momentos cómo: cumplir los 40 o 50 años, jubilarse, separarse, tener una enfermedad grave, vivir la muerte de un ser querido o acercarse a su propia muerte.

Este tipo de experiencias nos pueden despertar a un nivel de consciencia superior. Nos hacen abrir los ojos sobre nuestra existencia. Y si no hemos tenido un rumbo claro, es posible que no nos guste lo que veamos…

A todos se nos ha planteado o se nos planteará la posibilidad de tomar la pastilla roja. Podemos decidir salir de Matrix para convertirnos en una anomalía del sistema, romper nuestra programación condicionada por la Matrix interesada y empezar una nueva vida con otros ojos y otra conciencia. Hacer eso no es fácil ni divertido, pero si te comprometes es lo que más te llenará y lo que contribuirá a construir un mundo mejor. Ya se nos han dado muchas oportunidades que quizá estén llegando a su fin, y no recibiremos más de las que debamos recibir.

«Dos caminos divergían en el bosque, y tomé el menos transitado. Eso hizo toda la diferencia.» Robert Frost

En Matrix, Neo se ve sobrepasado por la realidad de los eventos y se siente frustrado y con ganas de abandonar…yo me siento así algunas veces. Esa sensación que a veces tenemos de estar sobrepasados por los acontecimientos y de querer preferir la ignorancia a el sufrimiento que nos genera el conocimiento de la verdad y en muchas ocasiones verse solo, incomprendido cuando no señalado o apartado.

A este respecto, muchas veces he pensado lo bien que se vive sin saber nada porque cuando buceas en un tema: enseñanza, alimentación, tecnología, economía, etc. encuentras mucha falsedad y basura por todos los lados y eso te complica el día a día por la frustración y decepción que genera. En ocasiones es triste ver que la frase “Homo homini lupus” se cumple.

Hoy en día, hay dos grupos de seres humanos:

Los que investigan la realidad en fuentes serias e independientes contrastando y los que se conforman con la ingeniería social que reciben a través de la dieta mediática. El primer grupo son los que liberan su mente y dirigen su vida.

Cuando descubres la verdad siendo adulto, no has perdido tu vida, realmente por ese corto momento, esa vida ha valido la pena. Más vale haber vivido 1 minuto despierto que 80 años dormido. Como dijo Krishnamurti, El cerebro no es una memoria para llenar de razones, sino una luz que hay que encender.

Es importante romper con lo falso, romper nuestras cadenas y trabajar en evolucionar y crear un mundo con más sentido y mejor. Recupera tu rebeldía, investiga la verdad, reflexiona con coraje y honestidad y podrás recuperar tu libertad. Demos un puñetazo en la mesa, pero bien dado, cuando toca y como toca.

Debemos decidir nuestra vida, sin esperar a las circunstancias externas. Por eso, quiero hacerte las siguientes preguntas:

¿Por qué esperar a que surja una de estas experiencias de despertar para replantearnos nuestras prioridades? ¿Por qué no establecer nuestro propio camino de forma proactiva?

En un mundo en el que la gente va a querer anteponer e imponer sus intereses frente a los tuyos, es fundamental que conozcas las reglas del poder que se manejan y que tienes que tener en cuenta a la hora de marcarte tus propios objetivos para prosperar en tu vida

Lo que queremos evitar a toda costa es avanzar con un camino equivocado y darnos cuenta al final de nuestra vida, cuando sea demasiado tarde para cambiarlo. Para ello la forma de marcar tu rumbo es establecer tu plan estratégico personal.

En estos momentos, no despertar y no conocer la verdadera realidad, marca la diferencia y supone un gran riesgo vitalEs el momento de que salgas del rebaño, tomes responsabilidad y traces tu camino. No asumas nada, cuestiónalo todo.

Si no has tomado el tiempo de establecer tu propio rumbo, de forma consciente, lo más probable es que estés viviendo una vida consecuencia de decisión de otros.

¡Si no decides tu vida, otros lo harán por ti!

Ya sabes que existe la Matrix y que vives dentro. Tienes en tu mano la píldora que puede ayudarte a salir ¿Te atreves a pasar a la acción?

El resto de tu historia dependerá de esta sencilla decisión…

Sal de la caverna y despierta.

Antonio Pablo

Compártelo con tus amigos por facebook, twitter o email. Si quieres recibir los artículos de Project Coaching en tu e-mail en el día de su publicación, suscríbete en la sección “artículos en tu email” de Project Coaching

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad