La gran clave de la comunicación

Desde mi experiencia, tanto a la hora de gestionar equipos, proyectos, como a la hora de realizar los procesos de coaching, la gran clave de la comunicación es la escucha. Escuchar es una actitud hacia la gente que consiste en desarrollar la disposición, incluso el deseo, de oír a las personas, comprenderlas mejor y aprender algo nuevo. Un líder que pretende servir a los demás, necesita escuchar de forma activa.

Debido a que se anda siempre a la carrera, donde hay que hacerlo todo para ayer, pareciera que no existiera tiempo para escucharnos primero a nosotros mismos y luego a los demás.  Mucha gente centra su atención en lo que va a decir una vez termine de hablar la otra persona sin prestar mucha atención en la información que está recibiendo ni mucho menos en reconocer el tono, la emotividad o el lenguaje gestual utilizado por la otra persona.

Además tenemos la tendencia a escuchar principalmente las opiniones que coinciden con las nuestras, entendiendo los mensajes según el modo que nos conviene, adaptándolos a menudo a nuestras propias concepciones y formas de pensar que previamente nos hemos formado para reforzar nuestras convicciones.

La mayoría no escuchamos con atención por el temor a ser influidos por las otras personas, por pensar que somos los poseedores de la verdad, que el otro está equivocado y por pensar que cuando uno habla podemos influencir más que cuando escuchamos.

La habilidad de saber escuchar requiere por tanto, sobre todo, de empatía, de ponerse en los zapatos de los demás», dejar a un lado, aunque sea temporalmente, nuestros problemas, temores y miedos y asumir que los otros pueden ver el mundo de manera diferente.

Saber escuchar es una de las habilidades más difíciles de encontrar y desarrollar porque, entre otras cosas, como decia antes, requiere ponerse en el lugar de los demás, dejar a un lado, aunque sea temporalmente, nuestras formas de pensar y asumir que otros pueden ver las cosas de manera diferente. Además requiere de ser capaces de controlar las emociones propias que nos puede producir escuchar cosas que no resulten de nuestro agrado, o no coincidan con nuestros enfoques, es decir, con los patrones con los que hemos estado viendo la realidad.

Entre los beneficios de saber escuchar se encuentran los siguientes:

  1. Aprender de los conocimientos y experiencias del otro.
  2. Eleva la autoestima del que habla, pues le permite sentir que lo que dice es importante para el que lo escucha y, con esto, la comunicación y la interrelación se hacen más fluidas, respetuosas y agradables.
  3. Permite ser más efectivo en la comunicación al identificar los intereses y sentimientos del que habla
  4. Reducir los posibles conflictos por malas interpretaciones
  5. El que escucha con atención, proyecta una imagen de respeto e inteligencia.

Para enfrentar este problema del se proponen muchas técnicas. Lo más difundido son las 10 Reglas de la Buena Escucha de Keith Davis,

  1. Deja de hablar. No puedes escuchar si estás hablando.
  2. Haz que el que habla se sienta cómodo. Ayúdalo a sentir que es libre de hablar.
  3. Demuéstrale que deseas escucharlo.
  4. Elimina y evita las distracciones.
  5. Trata de ser empático con el otro. Intenta ponerte en su lugar y comprender su punto de vista.
  6. Sé paciente. Dedícale el tiempo necesario, no interrumpas.
  7. Mantén la calma y el buen humor. Una persona colérica toma el peor sentido de las palabras.
  8. Evita discusiones y críticas, se prudente con sus argumentos.
  9. Haz preguntas. Esto estimula al otro y muestra que estás escuchándolo.
  10. Para de hablar. Esto es lo primero y lo último. Todas las otras reglas dependen de esto. No puedes escuchar bien mientras estas hablando.

Artículo relacionado: Los secretos de la comunicación efectiva

Hasta pronto.

Compártelo con tus amigos por facebook, twitter o email. Si quieres recibir los artículos de Project Coaching en tu e-mail en el día de su publicación, suscríbete en la sección “artículos en tu email” de Project Coaching

3 comentarios

Responder a Nelida Delgado Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies